Home
Carrito de compras
Capacitacion online
  Noticias
Donaciones
Historial de newsletters
Enviar información
Ver trabajos de usuarios
Salud Activa prensa
Mandá tu C.V.
Información de interés
Congresos y Jornadas
Registración



 
Niños perdidos
[Ver más]
 
Ingresá tus datos y recibí la mejor información a través de nuestro Newsletter. Gratis!
Nombre
Apellido
E-mail
 
 
 
Usuario no registrado Usuario   Contraseña    
 
 
 
 
         
 
 
         
 
 
         
  ABUSO SEXUAL INFANTIL
INDICADORES FRECUENTES: ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS
   
         
 

Entre los indicadores del abuso sexual infantil hemos hallado de manera frecuente algunas patologías de las denominadas psicosomáticas.
Para abordar el tema me parece necesario aclarar cual va a ser la mirada que intentaremos posar en estos indicadores.
Cuando hablemos de “psicosomática” nos vamos a situar en el modelo que desarrolla
el Dr. Luis Chiozza quien considera que las “enfermedades o trastornos psicosomáticos”  y la enfermedad orgánica son expresiones simbólicas de conflictos inconcientes.
Nos basamos en considerar que la dualidad mente-cuerpo, alma-cuerpo, psíquico-somático es una construcción teórica motivada por nuestra imposibilidad de percepción conciente de la unidad del hombre. Por tanto debemos alternar entre la observación de las modificaciones orgánicas que la enfermedad produce y el análisis de los conflictos inconcientes que enferman el alma.
En lugar de ser incompatibles, ambas interpretaciones de la enfermedad, pueden ser contempladas como las dos caras de una misma moneda. De este modo es imposible afirmar que hay enfermedades psicosomáticas y otras que no lo son.
Hablamos muchas veces de causas, efectos o influencias de lo psíquico en lo somático,
o de lo somático en lo psíquico. Hablamos otras veces del cuerpo expresando a lo psíquico o de lo psíquico imprimiendo una forma significativa al cuerpo. También
hablamos de psiquis y soma representándose o substituyéndose recíprocamente. En todos estos casos, se vuelve a recrear la separación que buscamos trascender.
Debemos tener presentes dos postulados, y disponernos a que el campo de nuestra atención oscile entre el uno y el otro. El primero consiste en afirmar que toda significación histórica se manifiesta bajo la forma de una realidad física, aunque ésta puede adquirir en la conciencia, el carácter de presente, pasada o futura. El segundo consiste en afirmar que toda realidad física constituye una plenitud de significado histórico.
Las patologías más frecuentes que encontramos en los casos de abuso sexual infantil que, como señalamos más arriba, son portadoras de significado, el que nos resultará muy útil a la hora de realizar la evaluación y diagnóstico del mismo son:
Patologías del aparato respiratorio como broncoespasmos, neumonía, asma, anginas.
Bulimia y anorexia.
Alergias de diversos tipos.
Patologías de la piel, excemas, salpullidos.
Enuresis, encopresis, dureza en la materia fecal, bolos fecales.
Haremos una breve descripción de estas patologías, teniendo en cuenta que se
trata de una síntesis, que obviamente debe ser más ampliamente desarrollada.

PATOLOGÍAS DEL APARATO RESPIRATORIO

Desde una perspectiva simbólica, el espíritu que nos mancomuna anímicamente quedaría representado por el aire, al ser éste un elemento compartido por todos. La relación con el aire sería el símbolo privilegiado de la convivencia. Un intercambio social adecuado, que implica que la vivencia de una buena relación con los otros, puede estar simbolizado por la acción eficaz de una respiración armónica, de un rítmico interjuego entre el inspirar y el espirar.
Obstfeld y colaboradores, señala que la función pulmonar, que implica compartir algo común (el aire) se conecta con la capacidad de empatía y el deseo de comunión.
El funcionamiento respiratorio normal, que implica el intercambio de gases con el medio ambiente, se arroga  la representación simbólica del buen intercambio socio-espiritual con los objetos del entorno.
Dentro del marco teórico planteado por la escuela del Dr. Chiozza el afecto que se ve involucrado en las patologías respiratorias es el “desaliento”. El afecto desaliento puede expresarse simbólicamente de dos maneras  distintas. Una de ellas de predominio inspiratorio, admite a su vez dos posibilidades. La primera es el sentimiento de ser desatendido o excluido de un entorno social, simbolizado por la falta de un aire que ha sido quitado, como lo testimonia la elección de la palabra desaire para referirse a este tipo de rechazo o desprecio. La segunda corresponde al sentimiento de no recibir el apoyo o el estímulo necesario para emprender una acción, simbolizado por la falta de
una aire que no ha sido otorgado, como lo testimonia el uso de la expresión "no me
han alentado para".
La otra de predominio espiratorio, configura el sentimiento de ahogo, sofocación, o estrangulamiento, que se experimenta en un vínculo estrecho, de características simbióticas, que coarta el desempeño de las actividades vitales y de la creatividad, vínculo que solemos denominar "asfixiante".
Respecto de la angina, dentro de la línea que venimos desarrollando, tendría el significado de una “injuria” que han debido tragarse, sumado a la imposibilidad de
poner en palabras las situaciones que deben vivir.

ALERGIAS "Significados de la alergia" de Noemí Canteros

La urticaria alérgica es la expresión de la pica, el resentimiento y la ofensa defensiva frente a un objeto burlón e irritante (provocador de ira) que a su vez significa: enojo y deseo de venganza.
El alérgico desea y teme ser como ese nuevo objeto de identificación representado por
el alergeno (la alergia es la expresión del miedo frente a una identificación que queda impedida, así desear acercarse y ser como el "otro" es representado por el alergeno).
Esta amenaza a la identidad tiene dos vertientes: 1) en relación a lo que se teme
perder y 2) en relación a lo peligroso del objeto nuevo.
El alérgico siente pánico frente a la soledad de la individuación; pierde "la ilusión de seguridad" que le otorga la simbiosis. Ese yo que aún no sabe ser yo, se siente sumido en una vivencia de indefensión y desamparo, en la sensación de perderse en el enorme mundo del afuera.
Además debemos considerar que la piel es el límite entre el “yo” y el afuera, es decir el “no yo”, espacio absolutamente propicio para poner en juego simbólicamente este conflicto, a través de erupciones y otras manifestaciones alérgicas, como indicador de situaciones abusivas.

BULIMIA Y ANOREXIA
La BULIMIA y la ANOREXIA se encuentran dentro de lo que denominamos Patologías Actuales, entran en esta categoría las adicciones y los trastornos de pánico
En los últimos años se han incrementado de manera alarmante y también ha bajado la edad de inicio de las mismas, es muy importante diferenciar entre síntomas anoréxicos y/o bulímicos especialmente cuando se trata de niñas/os y adolescentes, y cuando la patología se encuentra instalada, por este motivo es fundamental la detección y el abordaje temprano del problema. Por todo esto es sumamente importante recurrir a profesionales especializados en niño/as y adolescentes para realizar un diagnóstico diferencial ya que la mayoría de las veces se trata de algo secundario a un problema mucho mas grave y de difícil abordaje, como lo es el abuso sexual.
La bulimia: Como síntoma, describe episodios incontrolables de comer en exceso.
Como síndrome hace referencia a un conjunto consistente de síntomas entre los
cuales destaca la preocupación por el peso y forma corporal, la pérdida de control sobre la ingesta y la adopción de estrategias que contrarresten los efectos engordantes de sus síntomas bulímicos. El paciente siente una necesidad imperiosa
por ingerir grandes cantidades de comida, generalmente de elevado contenido calórico. Una vez que termina de comer, al paciente le invaden fuertes sentimientos de autorrepulsa y culpa. Ello le induce a mitigar los efectos, autoinduciéndose el vómito entre otras estrategias.
Estas patologías se ubican en la secuencia de autodestrucción que muchas veces encontramos como secuela de la situación de abuso (intentos de suicidio, autoflagelación, cortes, etc)
 
Por último mencionaremos problemáticas relacionadas con la pérdida del control de esfínteres, síntomas sumamente característicos de las situaciones de abuso infantil, obviamente combinados con otros indicadores. Por tratarse de afecciones vinculadas
a las zonas genitales y anales, áreas afectadas en los casos de abuso infantil, son considerados los síntomas más característicos, sobre todo cuando se acompañan con conductas hipersexualizadas no acordes a la edad evolutiva del niño. En esta misma
línea se encuentran los trastornos, como retención de orina o materia fecal, que podría involucrar  infecciones urinarias, estreñimiento o bolos fecales. Es importante estar muy atentos frente a la aparición de este tipo de anomalías.

Es importante mencionar que hemos hecho un breve recorrido de estas problemáticas
y que siempre debemos considerarlas en el marco de una serie de indicadores, la presencia de alguna de estas problemáticas debe ser una señal de alerta, pero no podemos realizar un diagnóstico certero si no realizamos un proceso de evaluación completo.

Comprender las distintas enfermedades físicas de la infancia como la expresión de distintas fantasías que no son concientes, nos enfrenta con una realidad cuya importancia, en los últimos años, se nos ha revelado cada vez con mayor claridad.
Dado que esas fantasías se desarrollan en el vínculo con las personas del entorno, la enfermedad del niño, funcionando como el fusible de un circuito eléctrico, constituye siempre el emergente de conflictos inconscientes que involucran a toda la familia.
Un niño, mucho antes de nacer, ya es hijo, nieto, sobrino o hermano. No sólo ocupa, desde entonces, un lugar en las fantasías inconscientes de ambos padres, sino también en una complejísima trama de emociones inconscientes en la cual participa, en mayor o menor grado, toda la familia. La observación y el estudio de la conducta en los recién nacidos, demostraron que poseen una riquísima vida emocional, y que todo niño, aún siendo muy pequeño, no sólo recibe la influencia de las fantasías inconscientes de las personas que lo rodean, sino que reactúa sobre ellas mediante un tipo de "diálogo" cuyas "palabras" se construyen con las funciones del cuerpo.

 

 
         
 

Autora:
MARÍA BEATRIZ MÜLLER
<<VOLVER

 

 
OTRAS NOTAS
•ABUSO SEXUAL INFANTIL
•ABUSO INFANTIL: VÍCTIMAS Y VICTIMARIOS

•VIOLENCIA   FAMILIAR   EN LA PROVINCIA DE   BUENOS AIRES

•ENTREVISTA DEL DIARIO
PÁGINA 12 A EVA GIBERTI

•Las drogas ¿se despenalizan?
•1º Encuentro Patagónico de violencia familiar
•Trabajo infantil, infancia robada
•El rol moral de la escuela
• 126 chicos ingresan desnutridos a los hospitales
•Nena muerta, apuntan al padre
•Pornografía en internet
¿Cuchillo o palo?
Agrupación de Especialistas en Violencia Familiar Comunicación Comisión de Prensa
EL IMPOSTOR
Aclaración Pública Salud Activa
HACERSE CARGO
La solución de Suecia a la prostitución
Anticipo congreso violencia de Salta
 
 
 
 
     
   
     
  [+] Más información  
 
  espacios de imaginacion, desarrollos interactivos, creatividad, diseņo diseño + comunicación