Home
Carrito de compras
Capacitacion online
  Noticias
Donaciones
Historial de newsletters
Enviar información
Ver trabajos de usuarios
Salud Activa prensa
Mandá tu C.V.
Información de interés
Congresos y Jornadas
Registración



 
Niños perdidos
[Ver más]
 
Ingresá tus datos y recibí la mejor información a través de nuestro Newsletter. Gratis!
Nombre
Apellido
E-mail
 
 
 
Usuario no registrado Usuario   Contraseña    
 
 
 
 
 
 
11/06/2009
Grassi, quince años pero libre
El sacerdote fue condenado por “abuso sexual agravado”


El sacerdote fue condenado por “abuso sexual agravado”

Por Carlos Rodríguez
A más de seis años de la difusión pública del caso, el cura Julio César Grassi fue condenado ayer a 15 años de prisión como autor de los delitos de “abuso sexual agravado” por su condición de sacerdote “encargado de la educación y la guarda” del chico conocido como “Gabriel”, mientras que fue absuelto por hechos similares denunciados por otros dos niños mencionados en la causa como “Ezequiel” y “Luis”. Más allá del fallo condenatorio en un caso de pedofilia cuyo autor es un religioso, la decisión del Tribunal Oral Nº 1 de Morón despertó polémica, sobre todo porque el cura seguirá en libertad, como a lo largo de casi todo el proceso iniciado en octubre de 2002. Y no sólo eso, sino que fue autorizado a visitar la sede central de la Fundación Felices los Niños, en la localidad de Hurlingham, en horario diurno y acompañado “por una persona por él designada”. Esto significa que Grassi, aunque condenado en primera instancia, puede volver al lugar donde ocurrieron los abusos sexuales que fueron considerados probados y “en concurso real con corrupción de menores agravada”.

“Se ha condenado a un pedófilo a 15 años de prisión, pero el tribunal no lo encontró culpable de todos los cargos, de manera que vamos a apelar ante la Cámara de Casación”, dijo el abogado querellante Juan Pablo Gallego, que representó en el proceso al Comité de Seguimiento de la Convención Internacional por los Derechos del Niño. “De todos modos, lo más grave es que pueda seguir en libertad y que pueda visitar, cuando quiera, la escena del crimen”, comentó Gallego, y en ese punto coincidieron el fiscal del juicio, Alejandro Varela, y Estela Carlotto, presidenta del Comité (ver aparte).

Grassi, a pesar de recibir una dura condena, calificó el fallo de “salomónico” y dijo que era “un empate”, en alusión a las absoluciones por los casos de “Ezequiel” y “Luis”. El sacerdote igual consideró que el de ayer fue “un día triste y terrible” para él, pero a su lado, sus seguidores, entre ellos sus hermanos Juan José y Osvaldo Grassi y el conductor de TV Raúl Portal, parecían celebrar que se hayan descartado las acusaciones de “Ezequiel” y “Luis”. “Antes teníamos que pelear contra tres y ahora nos queda pelear sólo con uno de ellos”, comentó Portal en una de las ruedas íntimas que realizaron los amigos de Grassi, luego de la lectura de la sentencia, en una audiencia que duró 40 minutos.

El presidente del Tribunal, Luis Andueza, secundado por Jorge Carrera y Mario Gómez, leyó sólo la parte resolutiva del fallo y entregó los fundamentos a la fiscalía, a las querellas y a la defensa. Adelantó que la sentencia consta de 1400 fojas. Durante la lectura, Grassi movió su silla para ponerse de frente, cara a cara, a los jueces. En el recinto estaban dos de los denunciantes, “Gabriel” y “Luis”, que presenciaron el acto. En el comienzo, Andueza dijo que había “veredicto condenatorio”, por unanimidad, para los dos casos de abuso sufridos por O. A. A., iniciales del verdadero nombre y apellido de “Gabriel”.

Algunos de los fundamentos, no leídos en la audiencia, pero a los que tuvo acceso este diario, especifican que “resulta clara la orientación sexual de los tocamientos, besos en la boca y fellatio” promovidos por el imputado en hechos ocurridos en noviembre y en diciembre de 1996, cuando “Gabriel” tenía apenas 13 años. El tribunal dice, respecto del cargo de corrupción, que “Grassi, para satisfacer sus bajos deseos, no trepidó en llevar adelante, con un menor de 13 años, conductas que no podía ignorar eran aptas para desviar el normal desarrollo de su sexualidad”.

Los jueces citaron al perito de la defensa, Fernando Cabello, “quien habló de los conflictos en la formación sexual de una persona, del paso de la etapa de isofilia a la heterofilia, cuando aparece la libido y se determina la orientación en tres etapas –autofilia, isofilia y heterofilia– una persona va madurando en lo sexual normalmente”. Abundan los jueces al señalar que “no solamente se trató de la ejecución de actos de connotación sexual con un menor de su propio sexo, sino de la influencia en la psiquis de la víctima mediante palabras y gestos que pretendían lograr en el menor la idea de que se trataba de una situación normal”.

“Le decía –precisa el fallo– que lo viera como su padre, o que era normal que los hombres se conocieran, mientras llevaba a cabo estas conductas.” El avance de Grassi fue gradual: “Primero lo sentó sobre sus faldas, luego le tocó las piernas aproximándose al pene, después lo sorprendió dándole un beso en la boca. Otro día le propuso una fellatio a la que accedió antes de escuchar la respuesta de una víctima paralizada”.

Al momento de evaluar la pena, los jueces consideraron que era “inexorable y exorbitante” la pena máxima, solicitada por Gallego, de 37 años de prisión, y también la de 30 y hasta la de 20, sobre todo teniendo en cuenta que se desestimaron, como válidas, las acusaciones por los 15 hechos denunciados, en conjunto, por los jóvenes identificados como “Ezequiel” y “Luis”.

En cuanto al pedido de la fiscalía, y de las querellas, de que se dictara la inmediata detención de Gra-ssi, los jueces la desecharon por entender que el imputado siempre se presentó “en cuanta ocasión le fuera requerida” durante el largo proceso judicial. Incluso se hizo referencia a lo ocurrido, en octubre de 2002, cuando Grassi “eludió públicamente a la comisión policial” que iba a detenerlo en un estudio de televisión, pero luego “no cambió de actividad ni de residencia” para escapar al accionar del Poder Judicial. Los jueces dejan sentado que “a esta altura del proceso sólo resta que la presente (sentencia) quede firme para que Grassi pierda su libertad ambulatoria”. Por eso resolvieron que siga en el actual régimen de “libertad vigilada” (ver aparte).

Los magistrados decidieron que el cura podrá concurrir a la Fundación Felices los Niños, pero que tendrá que hacerlo en compañía de una persona “por él designada”, en los siguientes horarios: de lunes a sábado de 7.30 a 18.30 y los domingos de 7.00 a 20, bajo responsabilidad de la persona mencionada. También se estableció que Grassi no puede contactarse con menores de edad en lugares privados o a solas, así como acercarse a los tres jóvenes que lo denunciaron, dos de los cuales todavía siguen –por razones de seguridad– bajo el régimen de protección de testigos. Lo que no se dijo es si se tomarán medidas tendientes a garantizar el cumplimiento de esas disposiciones.

El cura escuchó la lectura en un marco de completo silencio de la sala, que estaba colmada por unas cincuenta personas, entre jueces, abogados, periodistas y público en general, que por primera vez pudieron presenciar un debate que les estuvo vedado durante todo su desarrollo. Al lado de Grassi estuvieron sus defensores, Daniel Cavo, Ricardo Malvicini y Marcelo Tipito, sin hacer gestos ni comentarios ampulosos.

Una vez conocido el fallo, el fiscal general de Morón, Federico Nievas Woodgate, admitió que la pena impuesta “no cubre el total de las expectativas de este Ministerio Público”, pero consideró que la sentencia es “mucho más que nada”. Agregó que si bien “no es un triunfo, está muy lejos de ser una derrota”. Sí hizo en hincapié en que es “un error que el imputado quede libre hasta que la condena quede firme”.

Nora Schulman, directora del Comité de Seguimiento de la Convención Internacional de Derechos del Niño, dijo que los tres jóvenes que denunciaron al cura Grassi se sintieron “muy mal y quedaron muy shockeados” luego de escuchar la sentencia. Los que estuvieron presentes fueron “Luis” y “Gabriel”, quien “ni siquiera se alegró porque tomaron en cuenta su caso, ya que siempre trató de ponerse en el lugar de los otros dos chicos”, le dijo a Página/12 su abogado, Sergio Piris.

“Uno de los jóvenes me comentó apenas escuchó el fallo: ‘Yo perdí tres años y medio de mi vida por todo esto. ¿Hasta cuándo tengo que seguir con esto?’”, contó Schulman a este diario. Sostuvo luego que otro de los chicos “se acercó de inmediato, me abrazó llorando y no hubo necesidad de que dijera ninguna palabra”. El chico conocido como “Ezequiel” eligió quedarse afuera de la sala y cuando salió Schulman, la abrazó y también se puso a llorar. A la sala de audiencias del quinto piso no ingresaron los reporteros gráficos y hubo recomendación, para los periodistas, para que no se tomaran fotografías de los denunciantes con los teléfonos celulares.

Autora / fuente:
Pagina 12 - Soiciedad
<<VOLVER
 
  Comentarios  
     
  Comentarios  
  Ingrese sus datos  
  Nombre  
  Email  
•Deje su comentario sobre la nota (máximo 200 caracteres)  
   
•Escriba el Código de Seguridad que aparece a continuación  
 
 
   
 
 
Cantidad de lecturas: 418
Otras notas
  Grassi, quince años pero libre  
    VI Congreso Internacional, VII Nacional, VIII Regional Violencia, Maltrato y Abuso
    Salud Activa mantiene abierta la convocatoria de profesionales interesados/as en formar parte del Programa Asistir de Formación Profesional Práctica.
    Curso Herramientas específicas para el trabajo terapéuticos con niños, niñas y adolescentes abusados sexualmente por adultos.
    Curso Los desafíos de este siglo: violencia de género, feminicidios y nuevas masculinidades
    Curso Operador especializado en niñez y adolescencia
    Curso Introducción teórica a la problemática de niños, niñas y adolescentes abusados sexualmente por adultos.
    Les desea Salud Activa
    V Congreso Internacional Violencia, Maltrato y Abuso. Compromiso profesional, interdisciplina e interinstitucionalidad, temas aún pendientes
    Presentación del Nuevo libro de Maria Beatriz Müller:
    Fallos cómplices con el abuso sexual en la infancia
Ver Todas las Noticias
     
   
     
  [+] Más información  
 
  espacios de imaginacion, desarrollos interactivos, creatividad, diseño diseño + comunicación