Home
Carrito de compras
Capacitacion online
  Noticias
Donaciones
Historial de newsletters
Enviar información
Ver trabajos de usuarios
Salud Activa prensa
Mandá tu C.V.
Información de interés
Congresos y Jornadas
Registración



 
Niños perdidos
[Ver más]
 
Ingresá tus datos y recibí la mejor información a través de nuestro Newsletter. Gratis!
Nombre
Apellido
E-mail
 
 
 
Usuario no registrado Usuario   Contraseña    
 
 
 
 
 
15/11/2011
Obsesión fatal: la siguió y la mató arriba del colectivo


POR SORPRESA. ANDREA REGRESABA DE SU TRABAJO CUANDO FUE ATACADA. EL ASESINO LE DISPARO SIN DECIR NADA.
Era la madrugada del domingo y había una decena de pasajeros en el interno 107 de la línea 440, que va de José C. Paz a San Miguel. Entre ellos viajaba Maricela Andrea Servezynsky (20). Le faltaban unas pocas cuadras para bajarse y caminar hasta su casa de Moreno. Sin embargo, cuando aún estaba en la zona de San Miguel, un joven subió, sacó boleto y se fue para la puerta trasera sin que ella lo notara ni nada particular llamara la atención de los demás.
Pero de repente el muchacho tocó el timbre y, cuando la puerta se abrió para que bajara, fue hasta el asiento donde estaba Andrea y le pegó un tiro en la cara. En medio de los gritos y la sorpresa del chofer y los pasajeros que atinaron a socorrer a la víctima, el agresor escapó. La chica murió enseguida.
Ayer a la mañana, los policías de la DDI de San Miguel aseguraron tener identificado al atacante y fueron a detenerlo a la Capital Federal. El sospechoso es Tomás Leonardo Romero, un joven de 25 años, casado, con dos hijas pequeñas.
¿Por qué lo habría hecho? Según el subcomisario de la DDI de San Miguel, Claudio Arnuk, “Romero estaba obsesionado con la chica y había intentado varias veces salir con ella, pero la joven se negaba”.
Así, el caso se enmarca en otro ataque feroz de violencia de género (femicidio) que, como publicó Clarín en su edición del domingo, se cobra casi una víctima por día en el país
Para la detención del joven, la Policía contó con la colaboración de la mujer del atacante. “Le extrañó la manera en que llegó el marido a la casa, nervioso. Allí se cambió la ropa y dijo: ‘Me parece que maté a una chica’, dijeron las fuentes policiales consultadas.
“Quizás la esposa sospechaba que el muchacho la engañaba y por eso se comunicó con la Policía de Investigaciones. De hecho, después desapareció de su casa”, agregaron las fuentes.
Con ese dato y el de la familia de la chica, los agentes de la DDI de San Miguel, conjuntamente con policías de la Federal, detuvieron al sospechoso en un laboratorio de Moreno al 2000, en el barrio porteño de Balvanera, donde trabajaba como operario.
Andrea había salido de su trabajo, en un paseo de compras artesanal de la zona de San Miguel, apenas pasada la medianoche. Fue al llegar al cruce de las calles Miguel Cané y Cruz del Sur cuando Romero la atacó. “Simuló ser uno más. Lo único raro que hizo hasta el momento del ataque fue pedir un boleto que se pasaba de la tarifa vigente”, comentó a Clarín otro vocero de la Departamental de San Miguel.
La misma fuente aseguró que la familia de Andrea sabía de la existencia de un muchacho del barrio que la perseguía y le insistía para que saliera con él, aunque ella lo rechazaba ya que, además, estaba de novia.
Tras el ataque, Romero estuvo casi 48 horas sin aparecer por su casa. Por eso la Policía lo encontró recién ayer a la mañana, cuando fue a trabajar. Hubo sorpresa entre muchos de sus compañeros, que lo vieron llegar con otra fisonomía: siempre usaba el pelo largo y ahora se había rapado. La Policía lo reconoció porque tiene dos tatuajes, con las letras “S” y “M”, en el cuello.
“La chica es de una familia muy trabajadora y ella lo era. Se notaba en los testimonios de su familia y sus amigas, que ayer estaban shockeados y no podían entender la locura de matar porque alguien no es correspondido por amor. Estaban todos muy afectados”, contó a Clarín una fuente de la investigación.
El caso es investigado por la fiscalía 23 descentralizada de Malvinas Argentinas que ayer, a través de voceros, explicó que el expediente seguía en secreto de sumario. Al cierre de esta edición, se esperaba que el fiscal le tomara declaración al acusado. Mientras, la Policía seguía buscando el arma calibre 32 que habría usado el imputado para matar a su víctima.

Autora / fuente:
Clarin
<<VOLVER
 
  Comentarios  
     
  Comentarios  
  Ingrese sus datos  
  Nombre  
  Email  
•Deje su comentario sobre la nota (máximo 200 caracteres)  
   
•Escriba el Código de Seguridad que aparece a continuación  
 
 
   
 
 
Cantidad de lecturas: 358
Otras notas
  Obsesión fatal: la siguió y la mató arriba del colectivo  
    VI Congreso Internacional, VII Nacional, VIII Regional Violencia, Maltrato y Abuso
    Salud Activa mantiene abierta la convocatoria de profesionales interesados/as en formar parte del Programa Asistir de Formación Profesional Práctica.
    Curso Herramientas específicas para el trabajo terapéuticos con niños, niñas y adolescentes abusados sexualmente por adultos.
    Curso Los desafíos de este siglo: violencia de género, feminicidios y nuevas masculinidades
    Curso Operador especializado en niñez y adolescencia
    Curso Introducción teórica a la problemática de niños, niñas y adolescentes abusados sexualmente por adultos.
    Les desea Salud Activa
    V Congreso Internacional Violencia, Maltrato y Abuso. Compromiso profesional, interdisciplina e interinstitucionalidad, temas aún pendientes
    Presentación del Nuevo libro de Maria Beatriz Müller:
    Fallos cómplices con el abuso sexual en la infancia
Ver Todas las Noticias
     
   
     
  [+] Más información  
 
  espacios de imaginacion, desarrollos interactivos, creatividad, diseño diseño + comunicación