Home
Carrito de compras
Capacitacion online
  Noticias
Donaciones
Historial de newsletters
Enviar información
Ver trabajos de usuarios
Salud Activa prensa
Mandá tu C.V.
Información de interés
Congresos y Jornadas
Registración



 
Niños perdidos
[Ver más]
 
Ingresá tus datos y recibí la mejor información a través de nuestro Newsletter. Gratis!
Nombre
Apellido
E-mail
 
 
 
Usuario no registrado Usuario   Contraseña    
 
 
 
 
 
 
29/02/2012
Menos chicos viven en villas, pero más tienen pocas oportunidades


Vivir en la ciudad no siempre implica tener todo resuelto. La urbe tiene sus ventajas, como la cercanía a los centros de salud, educación y recreación. Pero hay miles de chicos que a pesar de vivir cerca de las grandes avenidas ni siquiera tienen sus necesidades básicas satisfechas. Chicos que viven sin agua potable, cloacas ni luz. Que viven hacinados en asentamientos montados en lugares deplorables. Que no consiguen vacantes en las escuelas del barrio porque están abarrotadas. Que no logran atenderse en los hospitales que no dan abasto. Que a veces son sometidos a explotaciones de todo tipo. En Argentina, alrededor de 10 millones de chicos y adolescentes viven en centros urbanos. Dos de cada diez viven en asentamientos. Son dos millones de chicos. Un montón. Pero en 2003 eran seis millones. A pesar de los avances, la juventud preocupa: el 13,6% de los chicos de entre 15 y 24 años no estudia, no trabaja ni busca empleo. En 2003 eran el 11,9.

Los datos son de Unicef, que ayer presentó el “Estado Mundial de la Infancia 2012. Niñas y niños en el mundo urbano”. “Las penurias que sufren los niños de las comunidades pobres quedan ocultas a menudo –y por lo tanto perpetuadas– por los promedios estadísticos en los que se basan los programas de desarrollo y las decisiones sobre la asignación de recursos. Debido a que los promedios agrupan a todas las personas juntas, la pobreza de unos queda oscurecida por la riqueza de otros. Una consecuencia de esta situación es que los niños y niñas que ya sufren privaciones quedan excluidos de los servicios esenciales”, dice el informe de Unicef.

“Argentina ha mejorado en todos sus indicadores. Han sido logros muy importantes. La mejoría es general, pero claro, todavía hay déficits. Por eso hay que hacer énfasis en lo que va quedando atrás”, dijo Andrés Franco, representante de Unicef Argentina. “En 2003 la pobreza infantil alcanzaba al 63,8% de los argentinos, y hoy esa cifra bajó al 17,3. Pero la disparidad es enorme. En Chaco la pobreza alcanza al 35,3% de la población, mientras que en Santa Cruz, al 2,8. En la ciudad de Buenos Aires, la pobreza es del 6,7%, aunque en números tal vez sean muchos más que en otras ciudades por la gran cantidad de gente que vive aquí”.

Un chico del Noreste o del Noroeste tiene el doble de posibilidades de vivir en un asentamiento que un chico de la Patagonia. Casi la mitad de los chicos del Noroeste vive en una vivienda deficitaria, es decir un rancho, una casilla o una vivienda con piso de tierra, o sin agua dentro de la vivienda ni inodoro con descarga de agua.

Franco hizo hincapié en los adolescentes y jóvenes que no estudian ni trabajan ni buscan empleo: “Son cada vez más y parecería ser que las consecuencias de esta situación están en las drogas y la violencia. Este es un tema muy complicado que hay que tratar”. Pobreza-educación van de la mano, está claro: de cada 100 chicos pobres, 10 no terminan la escuela primaria y 60 abandonan la secundaria. De cada 100 chicos no pobres, 3 no terminan la primaria y 30 abandonan la secundaria.

Franco habla de otros grandes desafíos: “Hay que hacer relevamientos cuadra por cuadra para tener información. Hay que identificar los obstáculos para que se puedan ejercer los derechos. Hay que apuntar a la discriminación, a la calidad educativa. Tiene que haber una política para la niñez con un enfoque específico”.

Autora / fuente:
Clarin/Sociedad 29/02/12
<<VOLVER
 
  Comentarios  
     
  Comentarios  
  Ingrese sus datos  
  Nombre  
  Email  
•Deje su comentario sobre la nota (máximo 200 caracteres)  
   
•Escriba el Código de Seguridad que aparece a continuación  
 
 
   
 
 
Cantidad de lecturas: 401
Otras notas
  Menos chicos viven en villas, pero más tienen pocas oportunidades  
    VI Congreso Internacional, VII Nacional, VIII Regional Violencia, Maltrato y Abuso
    Salud Activa mantiene abierta la convocatoria de profesionales interesados/as en formar parte del Programa Asistir de Formación Profesional Práctica.
    Curso Herramientas específicas para el trabajo terapéuticos con niños, niñas y adolescentes abusados sexualmente por adultos.
    Curso Los desafíos de este siglo: violencia de género, feminicidios y nuevas masculinidades
    Curso Operador especializado en niñez y adolescencia
    Curso Introducción teórica a la problemática de niños, niñas y adolescentes abusados sexualmente por adultos.
    Les desea Salud Activa
    V Congreso Internacional Violencia, Maltrato y Abuso. Compromiso profesional, interdisciplina e interinstitucionalidad, temas aún pendientes
    Presentación del Nuevo libro de Maria Beatriz Müller:
    Fallos cómplices con el abuso sexual en la infancia
Ver Todas las Noticias
     
   
     
  [+] Más información  
 
  espacios de imaginacion, desarrollos interactivos, creatividad, diseño diseño + comunicación