Home
Carrito de compras
Capacitacion online
  Noticias
Donaciones
Historial de newsletters
Enviar información
Ver trabajos de usuarios
Salud Activa prensa
Mandá tu C.V.
Información de interés
Congresos y Jornadas
Registración



 
Niños perdidos
[Ver más]
 
Ingresá tus datos y recibí la mejor información a través de nuestro Newsletter. Gratis!
Nombre
Apellido
E-mail
 
 
 
Usuario no registrado Usuario   Contraseña    
 
 
 
 
         
 
 
         
 
 
         
  ¿Cuchillo de Palo?    
         
 

La fundamentada imputación de abuso sexual infantil recaída sobre el Lic. Jorge Corsi ha causado conmoción en el campo psi y en el de la defensa de niños, niñas y adolescentes. Han abundado las representaciones de lo impensable, lo inmetabolizable, lo inligable, las que sin dudas, remiten a la capacidad traumática del acontecimiento.
En casa de herrero, ¿cuchillo de palo? No. Luego del inicial impacto paralizador que inevitablemente conlleva lo siniestro, las respuestas en los ámbitos vinculados a la protección de niñas y niños, a preponderancia no fueron del orden de la negación, y mucho menos de la justificación. La existencia de un sólido entramado conceptual, retroalimentado en una praxis implicada con la atención del infantil, posibilitó una posterior e inmediata tramitación saludable.
“El caso Corsi”, más allá de la herida narcisista que pueda causar entre profesionales de la salud mental (pobre herida al lado de las padecidas por las víctimas de abuso sexual infantil), no se diferencia en lo sustancial de otros casos en la misma materia: 1) comienza a develarse a partir de que una víctima (un púber en esta ocasión) puede o se anima a contar lo que le sucede, y es creída por el adulto protector que la escucha; 2) el imputado es una persona ejemplar (ya sea un abnegado padre de familia, un religioso que obra por la felicidad de los niños,…, ahora, un reconocido psicólogo especialista en violencia familiar) .
En casa de herrero, ¿cuchillo de palo? Si. La perversión, atraviesa todos los colectivos humanos, y es de difícil -cuasi imposible- diagnóstico porque suele hallarse bajo la dominancia de otras corrientes psíquicas del sujeto que la encarna. Es por ello que la pedofilia, en tanto desubjetivación del niño/a y parcialización de su cuerpo como lugar de goce del perverso, solo puede ser develada a partir del trabajo con la víctima. En los casos de abuso sexual infantil hay que hacerse cargo de lo que las niñas y los niños denuncian, el resto es, en el mejor de los casos literatura.
Osvaldo Fernández Santos.

 

 
         
 

 

Autora:
Lic.  Osvaldo Fernández  Santos
<<VOLVER

 

 
OTRAS NOTAS
•ABUSO SEXUAL INFANTIL
•ABUSO INFANTIL: VÍCTIMAS Y VICTIMARIOS

•VIOLENCIA   FAMILIAR   EN LA PROVINCIA DE   BUENOS AIRES

•ENTREVISTA DEL DIARIO
PÁGINA 12 A EVA GIBERTI

•Las drogas ¿se despenalizan?
•1º Encuentro Patagónico de violencia familiar
•Trabajo infantil, infancia robada
•El rol moral de la escuela
• 126 chicos ingresan desnutridos a los hospitales
•Nena muerta, apuntan al padre
•Pornografía en internet
¿Cuchillo o palo?
Agrupación de Especialistas en Violencia Familiar Comunicación Comisión de Prensa
EL IMPOSTOR
Aclaración Pública Salud Activa
HACERSE CARGO
La solución de Suecia a la prostitución
Anticipo congreso violencia de Salta
 
 
 
 
     
   
     
  [+] Más información  
 
  espacios de imaginacion, desarrollos interactivos, creatividad, diseņo diseño + comunicación